Una Bodega que tenemos en nuestro Corazón…



Con cinco generaciones de enólogos, los hermanos Sanz, disfrutan desde el año 2005 de su proyecto propio, MENADE. Pioneros en la certificación ecológica de la bodega y del viñedo en las denominaciones que les ampara, Rueda, hoy sus vinos se hacen grandes a base de ilusión, esfuerzo y constancia. La espontaneidad en sus elaboraciones, la naturalidad de sus vinos, la transmisión de sensaciones y su incondicionalidad por lo ecológico manifiestan su fuerza por recuperar la autenticidad en los verdejos y su lado más innato. Mantienen sus vinificaciones a golpe de innovación, talento y trabajo. Aúnan una extrovertida identidad que con sus inquietas mentes han llevado a posicionar sus vinos en más de 25 países.